Un paisaje no solamente se ve y se contempla, sino que se siente y se asimila con todos los sentidos. Cambia al espectador y jamás vuelve a ser igual.